31 ago. 2014

Descripción colonial de algunas poblaciones merideñas. Parte I

En pleno periodo vacacional consideramos pertinente el siguiente escrito, referido a la descripción que en algunas fuentes de los siglos XVII y XVIII, se hacía de centros poblados merideños que hoy día son visitados por numerosos turistas foráneos. Se trata de información extraída de los textos de Fray Pedro Simón, del comerciante y funcionario público Miguel de Santiesteban, y del sacerdote Basilio Vicente de Oviedo. En esta primera parte transcribimos parcialmente algunos aspectos geográficos y humanos de la ciudad de Mérida: 

-“El sitio donde hoy permanece la ciudad de Mérida con este nombre, por habérsele perdido, como dijimos, el otro, es un valle que corre algo pendiente Norte Sur, a sesenta y dos grados y dos minutos de longitud del meridiano de Toledo, y seis de latitud al Norte, entre dos quebradas, la una llamada Albarregas y la otra Chenca (por decir Chama), que mejor se le dirá caudaloso rio que se origina desde los páramos de Cerrada y va recogiendo las más de sus aguas de las Sierras Nevadas a cuyo pie está este valle de la ciudad. Con que aunque es algo hondo, la frialdad de la nieve no le deja ser demasiado caliente, antes le da un temple tan templado que se crian en el las frutas que en otros países no se dan sino en tierras muy frias o muy calientes (...). La gente que nace en este pueblo tiene excelencia, sobre las demas de estas provincias, en ser todos, en común, hombres y mujeres de crecidos cuerpos. Crianse con mucha salud los niños por la templanza del país, salen de buenos ingenios. Hay en la ciudad dos conventos, de Santo Domingo y San Agustin. La mayor parte de la tierra de los términos es mas fría que caliente y toda ella muy doblada, con que no es tan acomodada como otras a grandes crias de ganados mayores. Es muy pobre de minas y así, sus grangerias (...) que mas les luce son las de trigo, que se da mucho y muy bueno en las tierras templadas” (SIMÓN, Pedro. Noticias historiales de Venezuela, 1626). 

-“Esta ciudad está situada a poco más de 6 grados y medio de altitud boreal en fértil llano, y amena pradería, que en su mayor extensión tiene como 4 leguas que llaman el ejido (...); 4 ríos que nacen en las sierras nevadas que tiene por el nordeste, y el sureste, bañan y fecundan sus campos y terreno(...). Esta ciudad por lo material de sus casas y edificios, por lo bien delineado de sus calles y extensión de ella, manifiesta la nobleza y comodidad de sus primeros fundadores (...); monedas de oro y plata se ven muy pocas, o se guardan por medallas y la que corre por precio de las cosas es la azúcar prieta, reducida a panecillos de dos libras y media que llaman papelones de que una carga de 10 arrobas se regulan por 10 pesos y cada arroba por uno (...). Goza esta ciudad y sus contornos de tan dulce y benigna temperie por la situación natural y geográfica de su terreno, que se dice que en el periodo de un día logra templadas las 4 estaciones del año; produce con abundancia todo género de mies y frutos en su ejido; pacen muchos ganados mayores, a quienes tienen los naturales más afición que a los menores de que no faltan algunas tropas. Hay muchos pequeños ingenios de azúcar, casas de campo y casas de recreo (...). Tiene una parroquia, un colegio de la Compañía de Jesús en que residen seis o siete sujetos, un convento de Santa Clara que tiene 16 monjas (...) y conventos de San Francisco, Santo Domingo y San Agustín (...)” (Viaje muy puntual y curioso que hace por tierra don Miguel de Santiesteban desde Lima hasta Caracas en 1740 y 1741). 

-“Está la ciudad de Mérida en una amena meseta circunvalada de tres ríos (...). Tiene otra particularidad Mérida, que no se en cual otra parte se experimente, que cada día goza de las mismas cuatro estaciones, que se experimentan en todo el año en Europa, que cada día goza trece horas de frío a proporción, pues su temperamento es frío templado, cinco horas de primavera templada, seis horas de caluroso otoño (...) Su terreno es muy fértil, que produce todos frutos, y de tierra fría, templada y calida, manzanas, duraznos, membrillos, granados, plátanos, aguacates con abundancia buen trigo, maíz, papas, arracachas, yucas, repollos (...), sus gentes (...) son de genios agudos, amables, y festivos, y aun picados de briosos, y que hay muchas familias nobles descendientes de los conquistadores, donde han permanecido, o continuádose más a proporción del número por lo saludable, ameno y deleitoso, y ser tierra de comercio, que se comunica mucho con el Reino, y con la provincia de Caracas” (DE OVIEDO, Basilio Vicente, Pensamientos y noticias escogidas para utilidad de Curas del Nuevo Reino de Granada, 1761). 

 Rubén Alexis Hernández

1 Dejaron huellas de su paseo por Mérida:

Hola, buen día, amigos de
He estado leyendo algunas notas interesantísimas que ustedes disponen en la página de internet, en consecuencia, me pareció pertinente enviarles el link del blog que estoy montando en internet y que versa sobre las familias que son oriundas de un pueblo muy singular del estado Mérida, en Venezuela. Pequeño y hermoso territorio donde nacieron y se desarrollaron mis padres, bien, espero que la sigan pasando bien y que, mediante la presente, iniciemos una bonita relación hermanada para compartir pareceres familiares para el acercamiento de todos los miembros de todas las familias, un abrazo, feliz día. El link es el siguiente:
http://familiasyvaloresdelatrampa.blogspot.com/