17 nov. 2014

Descripción colonial de algunas poblaciones merideñas. Parte III

Jají: 

“El Curato del pueblo de Jaji de la cleresia, su temperamento templado, que produce dichos frutos (¿), su iglesia de paja con poco ornato tendrá cuarenta indios, y veinte vecinos blancos, su temperamento sano, y favorable. Rentará a su párroco doscientos y cincuenta pesos (...)” (De Oviedo, Basilio Vicente, Pensamientos y noticias escogidas para utilidad de Curas del Nuevo Reino de Granada, 1761). 

Lagunillas: 

“El jueves 27 partimos del sitio nombrado el Anis, y llegamos al pueblo de indios de la Lagunilla (...), está una pequeña laguna que da el nombre al pueblo, esta laguna que bordea como una milla tiene tanta profundidad desde sus bordes que para entrar en ella se sirven de barquillos de mimbres; del barro o lama del fondo de su centro extraen los indios del pueblo y no otros, una especie de salitre que en este Reino llaman jurado, de que venden a real la libra (...) esta sal tiene grande uso en estas partes porque sirve para cuajar o mantener el vigor de una sustancia que por cocimiento, extraen de las hojas del tabaco de que resulta una masa, que (...) llaman (...) ambir, o chimó (...). A media legua de esta laguna está el pueblo en un amenísimo sitio de mucha arboleda, huertas y frutales de las del país. Su doctrina está a cargo del clero. Los indios educados en muy buena policía, todos hablan muy bien la lengua castellana, y la originaria que es la primera vez que la oí proferir en el Reino. Aquí compramos un carnero por 8 reales y abunda mucho más el ganado cabrío” (Viaje muy puntual y curioso que hace por tierra don Miguel de Santiesteban desde Lima hasta Caracas en 1740 y 1741). 

“El pueblo de Lagunillas de la cleresia con iglesia de paja (...), su temperamento calido, pero sano, y ameno, produce de todos frutos de tierra caliente, caña, maíz, platanos, yucas y muchas frutas. Se dan en su distrito muchas parras, de modo, que allI no tiene el Cura que comprar vino para celebrar (...). Tiene también algunas haciendas de cacao, y también produce algodón, y hay algunos trapiches, en que fabrican bastantes dulces. Tendrá cien indios, y cincuenta vecinos blancos” (De Oviedo, Basilio Vicente, ob. cit). 

La Mesa de Ejido: 

“El Curato del pueblo de la Mesa media jornada distante de la ciudad de Mérida, aunque es pequeño, que tendrá cincuenta indios, y treinta y cuarenta vecinos, tierra caliente templadamente, y es país sano, y ameno, que produce maíz, platanos, muchas auyamas, y otros frutos de tierra caliente tiene algunos trapiches de caña dulce (...)” (De Oviedo, Basilio Vicente, ob. cit). 

Las Piedras: 

“El Valle de las Piedras tendrá cincuenta vecinos, y crían muchos ganados vacunos, y yeguas, y ovejas, y produce los dichos frutos (por decir los mismos de Pueblo Llano y Santo Domingo). Este Curato puede rentar mil y doscientos pesos (...)” (De Oviedo, Basilio Vicente, ob. cit). 

Mucurubá: 

“El sábado seis partimos de Tabay (...). A las tres leguas está el pueblo de Mucurugua, que es uno de los mayores de la gobernación de Maracaibo y aún del Reino de Santafé cuya doctrina está al cuidado de los Padres de San Agustín, y es anexo del de Mucuchíes” (Viaje muy puntual y curioso...). 

“El pueblo de Mucurubá tendrá cincuenta indios, su temperamento templado, y produce mucho maíz, y otros frutos de tierra templada, su iglesia de paja con algún ornato.” (De Oviedo, Basilio Vicente, ob. cit). 

Autor:  Rubén Alexis Hernández
Historiador

0 Dejaron huellas de su paseo por Mérida: