6 feb. 2014

Itinerario de una expedición colonial en la sierra La Culata (1619)

En los primeros años del siglo XVII la colonización española de los Andes merideños aún era incipiente, incapaz de controlar efectivamente a los pobladores originarios y aprovecharlos al máximo como mano de obra y tributarios. Para solventar esta situación las autoridades del Nuevo Reino de Granada dispusieron, entre otras medidas, la reagrupación territorial de los indígenas encomendados, concentrando varios repartimientos o Pueblos de Encomienda en torno a un Pueblo nuevo o principal.

En dicho contexto el proyecto espacial-demográfico-religioso planificado por el oidor Alonso Vásquez de Cisneros, y ejecutado a partir de 1619, significó el surgimiento de más de diez Pueblos nuevos en lo que hoy día es el estado Mérida, representando una medida trascendental para la consolidación del orden colonial en tierras merideñas. Para lograr el éxito en este sentido, se realizaron expediciones en diversas zonas de Mérida, necesarias para conocer un poco más las realidades y particularidades socioespaciales de territorios ocupados y por ocupar.

Una de tales expediciones fue liderada por el funcionario Sebastián Bermejo Baylen, comisionado por Vásquez de Cisneros para obtener y transcribir información importante para evaluar la concentración de indígenas en el sur del Lago de Maracaibo o en el piedemonte andino-lacustre. Se trata de un recorrido llevado a cabo en Agosto de 1619, cuyo punto de partida posiblemente fue la ciudad de Mérida o sus alrededores, y su punto de llegada fue la costa sur-lacustre. Entre otros lugares, Bermejo Baylen transitó el páramo La Culata y otras áreas no habitadas o con escasos pobladores, desplazándose por caminos que durante el resto del periodo colonial serán frecuentados por arrieros y en la actualidad por practicantes del ecoturismo. A continuación la transcripción del itinerario del viaje mencionado:

“Partida. Salgo oy diez de agosto de mill y seiscientos y diez y nuebe años yo Sebastian Bermejo Baylen (…) deste hato de Sebastian Rangel como a las siete oras de la mañana (…)
Llegada al hato de Pedro de Liscano. Llegue yo Sebastian Bermejo Baylen al hato de Pedro de Liscano que esta en lo alto de la culata que llaman de Carrasco oy diez de agosto de mill y seiscientos y diez y nuebe años como a las quatro de la tarde en el qual me apee por no pasar mas adelante respecto de no aver ranchería adonde parar y ser paramo y serranías muy fragosas lo que pareze y se a de andar y en distancia de cinco leguas no aber poblado según que estoy ynformado (…).
Salgo yo Sebastian Bermejo Baylen (…) deste hato de Pedro de Liscano camino de Mucuten encomienda del capitán Joan Perez Cerrada oy onze de agosto de mill y seiscientos y diez y nuebe años (…).

Llegue(…) al sitio llamado Mucuten del repartimiento del capitán Joan Perez Cerrada oy onze de agosto de mill y seiscientos y diez y nuebe años como a las cinco de la tarde conforme a lo que pareció por el sol (…) me he apeado en este rancho de bajareque y cubierto de paxa(…).
 Salida de Tomon. Salgo yo(…) oy doze de agosto de mill y seiscientos y diez y nuebe años, deste sitio llamado Tomon(…).
 Llegada a la sabaneta y sitio llamado Mucuquique. En doze días del mes de agosto de mill y seiscientos y diez y nuebe años llegue yo(…) a una çabaneta que esta en una media ladera tierra hierma y despoblada sitio que llaman Mucuquique como a las cinco oras de la tarde poco mas o menos y me apee en ella para hazer allí noche por no se poder pasar mas adelante ni aber adonde trasnochar por ser todo arcabucos y montañas(…).
Salida para Tucani. En treze días del mes de agosto de mill y seiscientos y diez y nuebe años sali de la çabaneta(…).
Llegada a Tucani. En treze días del mes de agosto de mill y seiscientos y diez y nuebe años(…) llegue al sitio llamado Tucani adonde el capitán Joan Perez Cerrada tiene sus aposentos(…) me aloxe en una casa mediana de bahareque cubierta de palmiche que dixeron ser la casa del padre de la doctrina(…)”.

Por  Rubén Alexis Hernández A.
                Historiador

0 Dejaron huellas de su paseo por Mérida: